Miedo a perder: La victoria del cortoplacismo

Madrid, 11 de la mañana en cualquier bar, Manolo entra por la puerta y saluda a Pepe: “¿Buenos días, vistes el partido ayer? Hemos vuelto a ganar otra vez. A lo que Pepe le contesta” no sé cómo podéis ganar si no jugáis absolutamente a nada”, Manolo se calienta y le reprocha: “es preferible jugar mal y ganar que jugar bien y perder, además vosotros ganáis siempre con ayuda arbitral”. Para finalizar Pepe se indigna y le reprocha de mal humor: “El otro día nos anularon un gol legal y no nos pitaron un penalti, es indignante que te quejes del árbitro Manolo”.

Esta conversación a groso modo, la solemos escuchar muchas veces en lugares públicos con mayor o menor pasión, dependiendo de cada persona. Es increíble con que pasión vive la gente el futbol, sobre todo cuando se va acercando el fin de temporada, y hay que empezar a evaluar que títulos se pueden ganar, es decir, hablar de los famosos dobletes, tripletes o de un cero patatero, que significará que hay que cambiar al entrenador, a los jugadores, al director técnico, dirigentes y un largo etc…

Cuando uno intenta analizar todo este panorama con objetividad, las respuestas de la gente son realmente difusas. Unos te dicen que, aunque gane títulos el equipo, si el equipo no juega bien, hay que echar al entrenador, por otro lado, si el equipo juega bien y no gana títulos, también hay que echar al entrenador. Cuando en dos temporadas ha habido dos entrenadores distintos, te dicen que un proyecto necesita continuidad. Llega un momento que le preguntas al aficionado en cuestión, ¿La masa social está preparada para soportar que un entrenador continúe a pesar de no ganar ningún título? La respuesta es categórica, “NO, BAJO NINGÚN CONCEPTO”.

Ante toda esta vorágine de opiniones contradictorias, ¿como puede un dirigente plantear un proyecto a largo plazo, con jugadores entre 20 y 30 años, con grandes contratos publicitarios, egos etc.? ¿Cómo puede un entrenador construir un proyecto con una masa social con opiniones tan contradictorias, resultadistas y hacer entender a los jugadores que no todos van a ser titulares?

Analizando todo esto, te das cuenta de lo difícil que es crear un proyecto deportivo que perdure, si a esto le sumas la prensa, que cada vez es más amarillista y menos objetiva, el resultado es como si te pusieran un chaleco bomba que en cualquier momento te puedes estallar en las manos.

Cualquiera que haya practicado deporte seriamente y conozca un poco la gestión profesional, sabe de la presión permanente con la que conviven jugadores, entrenadores, mandatarios….

Cada derrota en Champions, por ejemplo, conlleva unas pérdidas económicas considerables para el club, no tanto por lo que te pague la UEFA en sí, sino las variables que dejas de percibir por parte de los patrocinadores, derechos de TV; todo ello sin olvidar el desprestigio mundial que la prensa se encarga de publicitar, el enfado de la masa social etc.

Toda esta situación conlleva a un desgaste tan bestial, que cuando diseñas un equipo al principio de temporada, las pruebas experimentales tienen que venir acompañadas de resultados, no existe periodo de prueba, PERDER NO ES UNA OPCIÓN (en el resto de deportes, sobretodo en los individuales, la gente si acepta más que se puede perder).

Cuando PERDER NO ES UNA OPCIÓN, y por mucho que intentes hacer razonar a la gente que, en el futbol, como en cualquier deporte u otro tipo de actividad se puede perder, mucha gente te mira como si estuvieras loco de remate. De hecho, la respuesta más habitual suele ser: “con el presupuesto que tienen, no se puede perder ningún partido y además tienen que ganar todos por 5-0.”  Para mi este tipo de respuesta suele venir de gente con poca cultura deportiva. A groso modo puedo citar dos ejemplos que están a la orden del día en el mundo deportivo, uno es el Manchester United que lleva dos años seguidos sin jugar Champions gastándose más de 500 Millones de Euros en dos años y otro muy claro es el de Honda en F1, del cual hable en el post anterior, que va camino de convertirse en uno de los fiascos más importantes de la historia del deporte.

Volviendo al lema PERDER NO ES UNA OPCIÓN, este lema cada vez es más obvio, sobretodo en el futbol, cuando llegan los partidos importantes, en los cuales se empiezan a decidir los títulos. Los planteamientos cada vez son más conservadores por culpa de ese miedo. El otro día en los partidos de Champions League pudimos ver, dos ejemplos muy claros:

El primero en el partido de vuelta que enfrentó al Sevilla contra el Leicester en el cual se apreció el miedo a la hora de lanzar un penalti, que a la postre fue decisivo para el desenlace de la eliminatoria.

Aunque el ejemplo más claro que demuestra el título del post es la eliminatoria PSG- FC Barcelona:

PSG 4- FC Barcelona 0

Los principales comentarios fueron: “ Unai Emery se doctoró con un gran planteamiento y aspira a ser entrenador revelación del año.” “El proyecto del FC Barcelona está acabado y Luis Enrique debe irse.” “ Andre Gomes no sirve para el Barça. “Suarez y Messi desaparecidos”.

El PSG presentaba su candidatura a ganar al Champions y el FC Barcelona estaba eliminado y sin proyecto.

FC Barcelona 6 PSG 1

Este partido dio para hablar, pero solo voy a comentar lo que tiene que ver con este post.

El PSG tuvo mucho miedo a perder, sabía que podía hacer un gran azaña, pero ese miedo le impidió desplegar ese gran potencial que demostró en el partido de ida. Los jugadores que brillaron en la ida se convirtieron en sombras funescas que parecía que no sabían jugar al futbol.

Como consecuencia el proyecto del PSG con Unai Emery a la cabeza, pasó del cielo al abismo en SOLO TRES SEMANAS y el del FC Barcelona pasó a aspirar nuevamente al triplete.

¿Y yo me pregunto Unai Emery hace tres semanas era muy bueno y ahora es muy malo?  ¿Este proyecto hace tres semanas era muy bueno y ahora hay que echar a los jugadores?

 

Esta eliminatoria define perfectamente lo que es el deporte actual, donde un día estas en el cielo y al otro en el infierno y viceversa. Por eso ya es prácticamente imposible que un entrenador dure más de tres años y que pueda hacer un proyecto a largo plazo. Los profesionales se queman mucho por culpa de este cortoplacismo extremo que hace que el miedo a perder sea cada vez más evidente.

 

Anuncios

2 comments

  1. Marijo · marzo 22, 2017

    Felicidades tu buen blog! Cuando el miedo a perder es cada vez mas evidente.
    Lo comparto tu opinión. Saludos!!!

    Me gusta

  2. carlota amor moreno · marzo 23, 2017

    Estoy de acuerdo con tu post 100%

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s